• LUXURY LEOPARDS

Los criadores de gato bengalí, muchas veces un negocio, realmente una vocación.

La mayor parte de los criadores de gato bengalí, así como de otras razas de gatos como persas, exóticos, maine con o sphynx, comienzan su actividad como resultado de una afición al mundo de los gatos. La mayor parte de las veces, la cría del gato bengalí comienza como un hobbie cuyo resultado es la obtención de ejemplares de bengalí exhibición y cría cada vez mejores y cada vez más cercanos a los estándares de la raza de gato bengalí establecidos por los clubs felinos. Aunque por desgracia, muchas veces hay un porcentaje de criadores de gato bengalí para los que la cría es un negocio puro, donde no hay criterios éticos de cría.


Pero, ¿qué implica realmente ser un buen criador de gato bengalí?


Cuando uno cría una raza tan especial como el gato bengalí, el objetivo principal es el de dar una aportación a la mejora de la raza del gato bengalí, lo cual implica estudiar sobre líneas, estándares de la raza según cada asociación felina, pedigrees, genética, salud,… Evidentemente, también se cría con el fin de que los gatos bengalí criados, cuando no son seleccionados como válidos para la cría, terminen en nuevos hogares donde se les garantice cuidado y cariño.


Las implicaciones económicas también son dignas de tener en consideración al plantearse ser criador de gato bengalí. Muchos comienzan la actividad como criadores seducidos por la idea de hacer negocio, pero la realidad es que son muchos los gastos de cría del gato bengalí, ya que los gatos deben poderse mantener y cuidar de la forma adecuada: gastos veterinarios, gastos de comida de alta gama, preparación diaria de comidas nutritivas,… Además, se deben preparar sitios específicos para los gatos bengalí, como habitaciones o espacios para las madres con camadas, otros espacios para los machos (pues los machos bengalí no castrados marcan y son agresivos entre ellos), otros espacios para las hembras que no están con camadas,… y todos estos espacios se deben limpiar con frecuencia, además de pasar tiempo con cada uno de los ejemplares bengalí de cría, para que todos disfruten de cariño y socialización.


Es lógico concluir, por tanto, que nadie debería ser criador de gato bengalí, o de cualquier otra raza felina, si su interés no es el de aprender de la raza y orientar la cría hacia la mejora de sus características.


¿Cómo distinguir entonces a un buen criador de gato bengalí?


Un buen criador tendrá sus camadas en casa y les dará cariño y atención a los gatitos bengalí desde muy pequeños, fíjate en como viven los gatitos bengalí y en qué tipo de alimentación reciben. Los criadores que crían el gato bengalí con el objetivo del negocio, sin criterios de cría, tienen muchos gatos bengalí juntos, eso puede favorecer que los gatitos bengalí se contagien enfermedades entre ellos. Fíjate en que el gatito bengalí esté jugando y con buen peso, eso será buena señal de salud.


Además, un buen criador bengalí, por cumplir normas éticas de cría, no venderá en tiendas de mascotas o a mayoristas y ofrecerá garantías a sus compradores. Es muy importante también, que el criador de gato bengalí realice a los gatos los tests genéticos necesarios para certificar la salud de los gatitos bengalí y descartar cualquier enfermedad genética.

Fíjate en que los criadores de gato bengalí respetados tendrán página web; pero desconfía de aquellos que siempre tengan gatitos bengalí disponibles, que no te entreguen el pedigree sin coste, que tengan demasiadas camadas de gato bengalí juntas, que te dejen escoger cualquier gatito bengalí o que tengan opción de pagar online con tarjeta de crédito. Son cosas que no suelen estar asociadas a criadores de confianza.



Ejemplares de gato bengalí del criadero LUXURY LEOPARDS


¿Cómo comprar el gato bengalí acertado?


Sé paciente. Dependiendo de lo que estés buscando, quizá tengas que esperar durante periodos de incluso seis meses o más, hasta que el gatito bengalí correcto esté disponible. Además, los criadores respetados no dejan ir a los gatitos bengalí a sus nuevas casas hasta que tienen 12 ó 16 semanas de edad. Sin embargo, si esperas por el gatito bengalí adecuado, que venga de un criador de confianza que te ofrezca garantías sanitarias, la espera habrá merecido la pena y tendrás un compañero sano y feliz, un precioso gato leopardo cariñoso y sociable.

© 2023 by Urban Artist. Proudly created with Wix.com